¿Eres una persona perseverante?

El año pasado me propuse traducir un libro. Fui posponiendo esta tarea día tras día, era algo que nunca había hecho y no encontraba el mejor momento para empezar. Además, tenía dudas acerca de mi capacidad para realizarlo correctamente. Así que los días fueron pasando y yo, me quedé esperando, sin hacer nada, a que un momento de iluminación, me permitiera emprender mi objetivo. Pero está iluminación parecía no llegar nunca.

Así que me propuse realizar la tarea, con o sin iluminación, tomé la decisión de dedicarle una hora al día, sin excusas que me hicieran postergar mi objetivo, hasta lograrlo definitivamente. Fue en este preciso momento en el cual decidí ser perseverante hacía el logro de uno de mis sueños.

¿Qué es la perseverancia? Es la actitud de mantenerse inflexible en algo, de ser constante. Es una de las habilidades de las personas con buena inteligencia emocional. Cuanto más miran los psicólogos las carreras de los mejor dotados, menor les parece el papel del talento innato, y mayor el que desempeña la preparación. Da igual el objetivo, sea dejar de fumar, adelgazar, tocar un instrumento musical (y ahora me acuerdo de mi vecina, violinista, cada día a las 6 de la tarde, lindamente y cada día mejor).

A veces no alcanzamos lo que queremos y culpamos al tiempo, al dinero, alguien que no nos apoya, o alguna otra circunstancia interna. La invitación aquí es mirar hacia adentro y darte cuenta de las conversaciones internas que te impiden empezar y perseverar para alcanzar tu objetivo. Traer lo que está en tu inconsciente a tu consciente para que puedas cambiar lo que es importante para ti.

Hay muchas herramientas que nos ayudan en este proceso y la programación neuro-caligráfica es una de ellas. A través de la letra es posible saber si soy más o menos perseverante. En este caso, la letra es la “t” minúscula.

El palo vertical expresa los objetivos de una persona, el “yo quiero”. El palo horizontal refleja la capacidad realizadora, el “yo puedo”. Es muy importante que el trazo vertical y horizontal, yo quiero y yo puedo, estén equilibrados, como si fueran el signo + de las matemáticas.

¿Y tu? ¿Eres una persona perseverante? ¿O tienes un palo horizontal tan pequeño que sigue repitiéndote inconscientemente que no puedes lo que quieres?

Un camino de mil millas comienza con un paso” (Benjamin Franklin)

Si quieres profundizar más en cómo puedes reinventarte a través de la escritura, más información en este enlace: http://doitbcnacademy.com/actividades/reinventate-traves-la-neurocaligrafia/

Ingrid Vieira

Deje su comentario

Share This